Jueves, 02 Mayo 2013 18:51

Vascos extraordinarios. Del pelotari amigo Cantinflas...

Escrito por About basque country
Valora este artículo
(0 votos)

Vascos extraordinarios. Del pelotari amigo Cantinflas, al sacerdote abertzale amigo de Hemingway
 

Ha sido una foto que nos han enviado a través de la red de amigos de Vascos en México (una web imprescindible para los amantes de los vascos en le mundo en general y de los vascos en México en particular) la que nos ha hecho empezar a tirar, un poco (sólo un poco) de esta madeja maravillosa que relaciona a los vascos, y a lo vasco, con el mundo.

La foto, es la de Mario Moreno, Cantinflas, con unas chisteras en la mano, en lo que parece una selección de material realizada justo antes de la segunda foto, en la que se le ve jugando a Cesta Punta. En la instantánea aparecen dos nombres escritos a mano. El del citado actor y el de un personaje de poderoso aspecto, Guillermo Amuchástegui, que, con la cesta ya bien ajustada, mira con interés las maniobras del cómico universal.

 

 


Para nosotros, lejanos del mundo de la pelota, la curiosidad es doble: la de ver a Cantinflas en pleno partido de Jai Alai, y la de saber quién es el personaje que le acompaña. Porque sin duda, por su actitud, se ve que se trata de un personaje.

Como se demuestra en cuanto metemos su nombre en los buscadores y nos encontramos con  que tiene una entrada propia en la Enciclopedia Auñamendi; o que se ha escrito un libro sobre el, Neuk!, del que se escribe en la descripción de una web de venta de libros:
 
Guillermo Amuchastegui fué testigo de una época: jugador de pelota vasca, jugó en Madrid, Florida, Nueva York, La Habana, Tijuana, México, Barcelona. Fué corredor de autos, jugó dominó, billar, tocó guitarra, piano, trombón. Fué amigo de gente famosa, artistas, políticos, deportistas, toreros. 276pp. Ilustraciones blanco y negro fuera de texto. En algunas fotografías aparece con Agustín Lara, Orson Wells, Cantinflas, Esther Williams.
 
Un personaje y un libro del que también nos habla Juan I. Zulaika en su web sobre Cesta Punta txik-txak.
 
Como vemos, el poder de atracción de este personaje no se acaba en su relación con Cantinflas. Por ejemplo, en su  tiempo de estancia como jugador de pelota en La Habana, compartió grandes fiestas, estamos seguros, con Ernest Hemingway, que disfrutaba con el Jai Alai, y con la compañía de los vascos que por trabajo, o exilio, se encontraban a principios de los años ’40 del siglo XX en Cuba.
 
De ello nos habla Carlos Zuluaga, en su blog del Diario Vasco, en un precioso articulo titulado Ernest Hemingway tomaba daiquirís con los pelotaris en el Floridita. En la foto, junto con el escritor y dos militares norteamericanos, aparece un sonriente sacerdote que parece corresponderse

con un nombre que sale en el artículo: Andrés Unzain, que es definido como el cura rojo de Mundaka.

 


Esa referencia hace que nos pique, aun más, la curiosidad. 
Así que seguimos buscando por internet, pero esta vez para ver qué podemos saber de el sacerdote. Y, he aquí, que nos encontramos con un libro escrito por Iurii Nikolaievich Paporov y titulado Hemingway en Cuba. Donde se habla, en su página 26, de la amistad del escritor norteamericano
con los vascos de La Habana y en concreto con este sacerdote.
No nos resistimos a reproducir el párrafo donde el autor explica quién, y qué, es este sacerdote.

 

Párrafo del libro de Iurii Nikolaievich Paporov, titulado Hemingway en Cuba
 
Es decir, un sacerdote vasco, abertzale, antifranquista y capellán de un batallón de Gudaris durante la Guerra Civil.
Como buen amigo del escritor norteamericano, que a finales de los cincuenta incluso llegó a ir a visitar  la tumba de este vasco abertzale en la villa costera bizkaina, sin duda pasó horas con él hablando de lo que había pasado en España y en Euskadi. Lo que ayudaría a reafirmar la teoría que lanzábamos en un artículo anterior, en el que hablábamos de las relaciones de Hemingway con unas mujeres vascas en sus visitas al Idaho,
y en el que asegurábamos de que, sin duda, fue un admirador de lo vasco y un amigo de los vascos.
 
Se dirán nuestros lectores que dónde esta la noticia en esta entrada. Podríamos decir que descubrir esta preciosa cadera de referencias, que nos lleva de un cómico mexicano a un sacerdote abertzale exiliado en La Habana, merecía el artículo por sí mismo. Pero hay más.
 
La web Vascos en México nos informa de que el Gobierno del Distrito Federal está planteándose abrir el Frontón México, el lugar, donde nos suponemos, que se tomaron las fotos en las que Cantinflas juega a Cesta Punta. Una noticia que también es recogida por El Universal.

La boda, en La Habana, de un pelotari amigo de Hemingway, casado por el cura rojo de Mundaka
 

Dicen que una historia extraordinaria suele ser la antesala de otra historia extraordinaria. El otro día colocábamos en esta web una de esas entradas que
son un auténtico placer  de escribir y, esperamos, de leer. Se trata de Vascos extraordinarios. Del pelotari amigo Cantinflas, al sacerdote abertzale amigo de Hemingway.
En ella contábamos una increible historia de relaciones que nos llevaba de Cantinflas a Hemingway, de México a La Habana. Todo ello trufado de historia de pelotaris, sacerdotes abertzales, actores, y escritores.
 
Entre las muchas cosas que encontramos en tono a este adunto fue un libro de un autor ruso, Iurii Nikolaievich Paporov,  que narraba las historias y peripecias de Ernest Hemingway durante su estancia en Cuba. Un libro en el que tienen protagonismo un grupo de vascos que por aquellos
años andaban por Cuba y la Habana. En especial unos pelotaris y un sacerdote abertzale de Mundaka, que había tenido que exiliarse por demócrata en Cuba huyendo de los delincuentes insurrectos franquistas.
 
Repasando un poco las historias de esos pelotaris amigos del escritor norteamericano que tanta relación tuvo a lo largo de su vida con los vascos, nos encontramos en el libro la referencia a una entrevista que le hicieron  en 1945 para una revista de Pelota, y en la que le preguntan por la impresión más fuerte que había tenido hasta ese momento viendo uno de sus deportes favoritos, el Jai-Alai. El, Hemingway, responde narrando un suceso extraordinario que tuvo como protagonistas a dos de su amigos: Guillermo Amuchástegui, “El Monarca“, y  Julián Ibarluzea Gerrikabeitia,
“Tarzán“. La narración es la siguiente:
 

 


Lo que no nos podíamos imaginar es que Julián Ibarluzea era familiar de un amigo nuestro y que al hablar con él de esta historia, así nos lo hizo saber y además nos prometió una foto de la boda que se celebró en  un frontón de la Habana (posiblemente en el legendario Palacio de los Gritos)
de Jesusa Mallukiza Legarra con Julián Ibarluzea. El sacerdote que ofició la ceremonia fue Andrés Unzáin, al que el fascismo español y sus acólitos le denominaban el cura rojo, por su encendida defensa de la libertad y la democracia.
 
Menos nos podíamos imaginar que el pelotari se casó con una venda en la cabeza, que llevaba como consecuencia de ese terrible golpe que se narra en el libro de Iurii Nikolaievich Paporov, y que tanto impresionó a Hemingway. Un impresión que es consecuencia mucho más de la actitud del pelotari que recibió el impacto de la pelota, que del propio golpe, por muy fuerte que este fuera.
 
Un nuevo capítulo de  esta historia de coincidencias y relaciones en este pequeño País de los Vascos, que alarga esa cadena que empezaba en México DF y que ya no acaba en La Habana, sino en el patio de los Jesuitas de Bilbao (que raro que en una historia de vascos aparezcan de alguna manera los Jesuitas -es ironía-), donde nuestro amigo nos contó que su tía y su tío eran unos de los protagonistas de esa extraordinaria historia de unos vascos
en el mundo.


Una fotografía cargada de historia. Jesusa Mallukiza Legarra con Julián Ibarluzea Gerrikabeitia el día de su boda, celebrada en un frontón de La Habana. Junto a ellos el sacerdote oficiante; Andrés Unzáin, el Cura Rojo de Mundaka.

 

Visto 3507 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Junio 2014 17:34
Más en esta categoría: Gabriel de Yermo »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Acerca de Nosotros

VASCOSMEXICO A. C.

 

con la escritura número 65 702.


La Asociación tiene como objeto : "Difundir y apoyar el intercambio cultural, social y económico entre los miembros de la comunidad vasca en México, propiciando, organizando y fomentando las relaciones entre los vascos en México, de los vascos en México con el País Vasco y con los vascos del mundo; adquirir, disponer y operar todos los activos, bienes muebles e inmuebles, así como el material y equipo necesario para la realización de su objetivo”.

Avisos de Ocasion

Contáctanos

 

  vascosmexicoac@prodigy.net.mx

Querétaro México
TEL (442) 234 26 23
TEL 01 800 832 99 99

Contáctanos