×

Advertencia

No se pudo cargar el archivo XML
El viaje de Pepita Arriola de Iñurrategui y de Germán Ma. De Iñurrategui  verano de 1949  Paris.-  Llegamos felizmente a las doce horas del día 13 de Agosto.  La impresión que me produce es magnífica, pues no da la sensación de que por espacio de más de cuatro años haya sido ocupada por los alemanes.Después de siete años de haber abandonado Francia, la verdad es que más que cambiar se ha superado en sus clásicas exquisiteces.  Por la tarde nos fuimos a San Juan de Luz. Puente Internacional  de Hendaya Aquí llegamos el día 14 de agosto, a las cinco de la tarde para despedir a Pepita  que se marcha a Deva a ver a su familia.  Me acompaña Ramón Larrañaga y me sucede un curioso incidente.   Al ver a mis hermanos Edurne, Iñaki y Javier al otro lado del puente, me adentro hasta la línea divisoria y llego hasta las proximidades de  Irún, sin escuchar los gritos de los gendarmes.  Hablo a voces con mis hermanos y al regresar al lado francés, me detienen en un cuarto pequeño e infecto, donde me registran, me hacen exhibir los documentos y retienen hasta que, sobre mi situación decida el Jefe de la Aduana.  Este, que se presenta al rato, oye mi explicación y creyendo que le hablo con entera sinceridad, me deja en libertad. El mismo día, Iñaki camouflado con el Orfeón Donostiarra que va a cantar en Hendaya, pasa a verme.  Primera gran emoción.  Lo encuentro muy cambiado.  Estoy con él hasta altas horas de la madrugada, cuando el Coro marcha de nuevo a San Sebastián. Llega ama a San Juan de Luz.  Mi impresión es muy grande.  Ella no hace más que llorar al verme y no hay forma de consolarla.  Poco a poco y en vista de que…