Lunes, 24 Marzo 2008 07:29

Kandido Saseta Gudari entre Gudaris

Escrito por

KANDIDO SASETA, GUDARI ENTRE GUDARIS


Yon de Luisa Saseta, escribe…" unos comentarios sobre el hallazgo de los restos de Kandido Saseta, mi tío, hermano de mi ama.
He estado desde hace varios años en contacto con el grupo en Hondarribi que ha intentado reivindicar la presencia de Kandido en la Historia de Euskal Herria, con los que además me he sentido muy afín y mi agradecimiento por el entusiasmo y la eficiencia que han tenido. Han podido involucrar al Grupo Aranzadi y el objetivo de encontrar los restos ha llegado a feliz término. Zorionak

Por otra parte fue “congruente” Franco, nunca pudo soportar a ningún Saseta, machacó a toda la familia, lo que no es muy comprensible es que se hayan necesitado 30 años más en el período Post-Franco para buscar sus restos.

Kandido les ofreció a Aguirre y Monzón en su día el crear, organizar y dirigir un Ejército Vasco, Eusko Gudarostea. Le aceptaron, sabían que era el mejor hombre, el más preparado y el que podía lograr ese objetivo. Su preparación como militar profesional en Africa lo garantizaba.

Su condición era que siendo euskaldun, estaba dispuesto a luchar por Euskal Herria en Euskal Herria.

Con la adversidad de los sucesos en Euskal Herria, Eusko Jaurlaritza le pide, ordena o convence que tiene que ir a España para seguir combatiendo a los fascistas. Probablemente con una gran decepción en el fondo, fue a Asturias junto a los gudaris para caer en manos de los sublevados. Al parecer, sospechosamente falló la coordinación con grupos republicanos españoles que los dejaron solos y cayeron como ratas. 80 a 90 gudaris masacrados.

Curiosamente la mayoría de los gudaris eran de EAE-ANV. Raro que no los ilegalizó el PSOE en aquella época.

Para finalizar con la generación de los Sasetas que ya desaparecieron, los otros 3 hermanos padecieron cárcel por años. A su aita Ambrosio nunca más le dejaron ejercer su oficio de maestro de escuela. Las hermanas dispersas por la geografía española y por América. La hermana pequeña Mertxe, quien ayudó a los aliados en las primeras épocas de Franco en la casa que “ocupaban” en Ondarreta, por méritos, posteriormente la Embajada y el Consulado Francés en Donostia, le ofrecieron el cargo de Secretaria del Cónsul, cargo que ocupo prácticamente de por vida con lo que pudo mantener a la familia.

Ahora los hondarribitarras tienen la decisión de si quieren que los restos del Komandante Saseta descansen en su pueblo y si lo reivindican como lo que fue, un Gudari entre los gudaris. "

 


Así murió Saseta 

Deia 17 / 12/ 2004  

Peru Ajuria
 

....Leer más

El pasado domingo, en el batzoki de Hondarribi, se recordó en nacimiento en esta localidad de Cándido Saseta quien fuera el jefe del Ejército vasco. Toda una personalidad hoy desconocida que se trata de recordar pues no en vano rindió armas en la Casa de Juntas el 7 de octubre de 1936 a José Antonio de Aguirre recién elegido lehendakari y murió en Areces (Asturias) como consecuencia de una acción militar en este territorio. Al poco un batallón vasco tomó el nombre de Saseta, estando mandado por los guipuzcoanos Plazaola, Amunarriz y Salegi.
El lehendakari Aguirre en el Congreso Mundial Vasco en París en 1956 lo recordó de esta manera:
«En estos momentos todavía había ánimos para ayudar a Asturias mandando tropas expedicionarias vascas, y nunca olvidaré aquellos batallones voluntarios, nacionalistas vascos, que para evitarme a mí un conflicto, porque muchas de estas cosas se conocían, la Junta del Partido Nacionalista Vasco dijo. ‘‘Aquí estamos de voluntarios para marchar a Asturias’’.
Y Saseta, que vino a ofrecerse: ‘‘A sus órdenes, para donde usted me envíe’’. Y Allí fue y allí cayó.
En su memoria permitidme que diga que entre los militares que nos rodeaban éste era un hombre en quien yo tenía la máxima confianza por su absoluta lealtad, no solamente a lo que nosotros representábamos, sino a la tierra de sus padres.
Este hombre, con su sacrificio, quiso prestar un servicio, y así fue grande. Yo no lo olvidaré jamás».
No vamos a hacer ahora la apología de Saseta. Para los vascos es suficientemente conocido. Sólo se trata de fijar un recuerdo a la memoria del héroe y del gran patriota.
Es ahora, precisamente en estos días, cuando se ha cumplido cien años de su nacimiento el 12 de diciembre. Triste suceso fue su muerte ocurrida en tierra asturiana el 23 de febrero de 1937, en circunstancias terriblemente trágicas para los vascos que se enfrentaron a la rebelión franquista.
Murió precisamente en el puesto de honor. Allá en la vanguardia, junto a sus gudaris, en el lugar que los altos jefes pueden sortear. Cayó como cayeron doscientos noventa vascos anónimos, figuras del pueblo, idealistas por antonomasia, defensores del espíritu de justicia que en todo momento corresponde a los humanos.
***************

Primero la tradición. Después la muerte. Saseta, la Brigada a él encomendada, tenía que atacar. Era la carretera de Grado el único paso que abría el sitio de Oviedo. Es por ella por donde se abastecían las fuerzas de Franco. Por ella también por donde podría salvarse el ejército rebelde en caso de producirse el asalto definitivo a la capital.
Dos batallones vascos al ataque.Un puente entre ellos y el enemigo. Pero el puente extendido sobre el Nalón fue derribado en la noche por manos falangistas.
El ataque resultaba poco menos que imposible de realizar. El enemigo dominaba desde las alturas el angosto paso que horas después habría de ser escenario de un trágico suceso.
Ya había comenzado la ofensiva en los demás sectores. Hasta los gudaris llegaba el ruido sordo de los cañones lejanos y de las bombas de mano. Fue entonces cuando Saseta, acallando los punzantes dictados de su conciencia, imponiéndose en él el orgulloso sentido de la vergüenza, a punto de caer en estúpido entredicho, ordenó a sus muchachos, tras serena arenga, que cruzaran el Nalón.
Nadie se opuso a los deseos del jefe admirado. Y, bajo el despiadado fuego de las ametralladoras enemigas, sus muchachos iniciaron el ataque, dejando en cada viaje de la maltrecha barca buen número de compañeros inmolados en su sacrificio estéril y brutal. Cayó Premoño, primero, Areces, después. El objetivo de los vascos estaba cubierto. De imposible realización fueron los dos flancos a otros encomendados. Esto es lo justo.
Y en aquella noche fatal, cuando los esfuerzos se imponían, y el descanso también, a las agotadas fuerzas vascas, venidas a defender el mismo ideal en la áspera jornada, pero no en la tierra propia, los gudaris de ‘‘Euzko Indarra’’ y los del ‘‘Amayur’’ volvieron a mezclarse en combate furibundo, largo, interminable, con las mehalas marroquíes, empujadas por sus mandos a punta de látigo.
Fue al día siguiente de esta noche triste para los vascos cuando cayó para siempre el heroico jefe. Triste, desilusionado, anodado por el paso del desastre, acudía allí junto a sus hombres, donde no existía la traición, a infundirles el coraje por la fatiga y la decepción que comenzaba a minar.
Dejó de ser el comandante para convertirse en el último gudari, ya solo un batallón. Se adentro en los parapetos cargado de bombas de mano. No hacían falta órdenes.Y así lo hicieron. Cayeron uno tras otro, muchos, muchísimos, demasiado jóvenes pletóricos de vida y energías.
Allí quedó Saseta también como el último gudari que él quiso ser..... siendo sus últimas palabras: ‘‘aurrera, aurrera’’.


*****************

Loor al gran nacionalista y mejor soldado. Loor a todos los muertos de Areces, el pueblecito rústico y humilde un día profanado en su quietud pacífica y serena por la inquietud y la ambición de otros hombres, más fieras que hombres. Loor a la causa vasca que en gesto de solidaridad fue a Asturias a defender la causa republicana a costa de la vida del jefe del Ejército vasco.
Desgraciadamente en el centenario de su nacimiento el Gobierno vasco no se ha acordado de quien fuera jefe de su ejército. Sin lugar a dudas, de haber vivido el lehendakari Aguirre, esto no se hubiera producido pero la ignorancia actual de la historia no exime a los actuales responsables del recuerdo de un hombre que dio su vida por Euzkadi.


15 marzo 2008

Bien hallado, comandante


Setenta años después de que los sublevados lo enterraran al borde de un camino, Aranzadi ha encontrado los restos de Cándido Saseta, comandante en jefe de las milicias vascas que, en febrero de 1937, murió con un centenar de gudaris que se dirigía a liberar Oviedo.

EN menudo fregado nos hemos metido por los asturianos". Cándido Saseta repitió esas palabras poco antes de morir en Areces, una pequeña localidad cerca de Oviedo, donde los tres batallones vascos que él dirigía se enfrentaron a las tropas rebeldes. Era el 23 de febrero de 1937 y, además del propio Saseta, alrededor de un centenar de gudaris del batallón Euzko Indarra murieron cuando se dirigían a liberar la capital asturiana.

El sábado pasado, su sobrina, Arantza Saseta, acompañó al equipo de Aranzadi que ha investigado la muerte de su tío. Empezaron a excavar en el lugar en el que, según un anciano de la localidad, habían enterrado al jefe de los soldados vascos. Alrededor de las 17.00 horas, encontraron los primeros huesos.

Saseta nació en 1904 en Hondarribia y con 16 años comenzó su carrera militar. Declarada la guerra, participó en las reuniones de líderes políticos partidarios de un movimiento militar soberanista, al margen del ejército republicano y logró incorporar en Azpeitia a 600 voluntarios abertzales que serían el embrión del Euzko Gudarostea en septiembre de 1936.

En febrero de 1937 el lehendakari José Antonio Aguirre le ordenó dirigir a las brigadas que el Gobierno vasco envió a Asturias: Euzko Indarra, formada por voluntarios de ANV, y Amaiur, del PNV, a los que acompañó el batallón Prieto, de los socialistas.

Cuando llegaron al río Nalón, la brigada vasca echó a suertes quién lo cruzaría primero, después de comprobar que los asturianos no habían construido un puente para atravesarlo. Pero los sublevados estaban esperando al otro lado y la travesía de los gudaris de Euzko Indarra se convirtió en una ratonera, aunque consiguieron, con la ayuda de Amaiur, tomar la posición de Areces. En la lucha, el batallón de Euzko Indarra quedó diezmado y ANV perdió al 34% de sus efectivos en Asturias, la mayor parte en dos días de batallas en Areces.

Según el relato de varios hombres de la localidad asturiana, casi un centenar de soldados vascos fueron enterrados bajo la campa que hoy conocen como el Pradón de los Vascos. El jefe, sin embargo, fue enterrado a unos 500 metros de la casa principal de Areces, al borde de un camino. Allí encontraron los investigadores de Aranzadi los restos de Saseta el sábado pasado. Los historiadores e investigadores de Aranzadi también seguirán trabajando para localizar los restos de los otros cien gudaris.

RECONOCIMIENTO

"Yo no lo olvidaré jamás"

Fue en el año 1999 cuando dos sociedades de Hondarribia, Olagarro y Muara, decidieron, amparadas por el fallecido Martin Ugalde, recuperar la memoria de Cándido Saseta. En el año 2004 celebraron el centenario de su nacimiento, aunque distintas sensibilidades políticas lo hicieron por separado. Dos años después, los hondarribiarras visitaron "los prados cubiertos de sangre vasca" de Areces, "en los que se volvieron a oir irrintzis", como recuerda Joserra Emparan en nombre de las dos sociedades hondarribiarras. Entonces, se pusieron en contacto con Aranzadi y con la familia de Saseta para buscar sus restos.

"El lehendakari Aguirre dijo Yo no lo olvidaré jamás, pero se le ha olvidado y no tiene el reconocimiento que merece. No ayuda el que cada bando lo quiera asumir para él. Si Cándido Saseta hubiera nacido en Francia o Inglaterra, ya habría películas sobre él", declaró ayer Emparan, que acompañó a los miembros de Aranzadi, ANV, algunos familiares de más gudaris fallecidos y a la familia de Saseta en la presentación de la investigación que ha llevado a cabo la Sociedad de Ciencias y que les llevó el sábado a la localización del cuerpo.

"Lo encontramos donde nos dijo el hombre del pueblo, a unos 30 ó 40 centímetros de profundidad y cubierto con unas piedras de un muro cercano", explicó Francisco Etxeberria, investigador de la UPV y colaborador de Aranzadi. Añadió que, junto al cuerpo, encontraron varios mecheros, una pluma y un disco identificativo que podrían haber pertenecido a Saseta, ya que lo desnudaron antes de enterrarlo.

REIVINDICACIÓN

¿Homenaje en Gernika?

En febrero de 1937, la muerte de Saseta impactó a los batallones vascos y Bilbao acogió un funeral de estado por él y los demás gudaris y milicianos fallecidos en Asturias. Una vez recuperados sus restos, la familia de Saseta, así como Joserra Emparan en nombre de las dos sociedades hondarribiarras que comenzaron su búsqueda, reivindicaron ayer que las instituciones y la sociedad vasca le vuelvan a rendir un homenaje, como símbolo de los gudaris que murieron durante la guerra. "Gernika sería el mejor lugar para hacerlo, él estuvo allí con el lehendakari Aguirre visitando la Casa de Juntas", señaló Emparan, que también sugirió que ese homenaje se podría hacer coincidiendo con el día en el que se recuerda el bombardeo.

La concejal de Hondarribia Miren Legorburu también reivindicó que la figura de Saseta y la historia de los soldados y voluntarios vascos que participaron en la guerra tenga su lugar en los libros de texto de los escolares, "porque los niños deben conocer lo que pasó, aunque se ha perdido mucho en el camino". Por eso, instó a las instituciones a crear una comisión para preparar ese homenaje unitario, "por encima de partidismos".

 

Deia 15 marzo 2008


ARANTZA SASETA SOBRINA DE CÁNDIDO SASETA


"Cándido Saseta es del pueblo de Hondarribia, sus restos se llevarán allí"

DONOSTIA. Arantza Saseta nació diez años después de que mataran a su tío. Es de Bilbao, pero hace cuatro años supo que varias sociedades de Hondarribia habían empezado a movilizarse para saber más de él y también ella solicitó a Aranzadi ayuda para localizar el lugar en el que yacían los restos de Cándido Saseta.

¿Cuánto tiempo llevaba buscando a su tío?

Mi padre llevaba muchos años investigando dónde estaba enterrado su hermano, pero no lo encontraba. Yo me enteré en la celebración del centenario de su nacimiento de que gente de Hondarribia había estado en Areces. Empecé a moverme entonces, solicitamos a Aranzadi que lo buscara y hasta aquí hemos llegado. Estoy encantada y muy agradecida.

¿Conocía la figura de su tío?

Yo sabía lo que había oído a mi familia. Luego recuperé álbumes de fotos viejos que habían sobrevivido el exilio de mi padre, la cárcel... Las fotografías estaban documentadas y he podido enterarme de cosas, como que mi padre estuvo en Asturias buscándole.

¿Estuvo el sábado en Areces cuando lo encontraron?

Sí, y se siente de todo, sobre todo una emoción terrible. Los chicos de Aranzadi estuvieron excavando todo el día y no lo encontrábamos. A las 17.00 horas aparecieron los primeros huesos. No hay palabras.

¿Le parece que es necesario el trabajo que realiza Aranzadi?

El trabajo es durísimo y la gente que va tiene corazón, si no, no seguirían buscando. Pero hacen una labor muy importante. Las instituciones deberían implicarse más, porque para las familias es muy importante. Son muchos años, pero siempre queda un resquemor, el de pensar que un personaje histórico fue tan despreciado. Encontrar su cuerpo ha sido como una forma de reparar el daño.

¿Qué harán con los restos?

Nos preguntaron si queríamos llevarlos a nuestro panteón en Polloe, pero Cándido Saseta es del pueblo de Hondarribia, los restos irán allí. Ya han hablado incluso de poner una lápida pequeña en su nombre. >A.Z.

Comentarios en la página de eitb a raíz de la noticia :

1. Saseta estaba muy vinculado a ANV, a su ideología, y valoró el empeño de sus batallones en defender las ideas ekintzales. El fue uno de los ejemplos de lo que la frase "Euskadi libre, gizon libreentzat" quería expresar

Cuando a Kandido Saseta se le ordenó desde el Gobierno Vasco que tenía que encabezar la expedición para ayudar a levantar el cerco que los fascistas mantenían sobre Oviedo, tuvo un negro presentimiento. No veía clara aquella aventura de un ejército, el vasco, que luchaba exclusivamente por mantener sus posiciones, ante la superioridad de equipamientos y organización que comparativamente, mantenían los rebeldes a la legalidad establecida. Pero, como buen voluntario de la resistencia vasca, obedeció la orden y se hizo acompañar por varios batallones nacionalistas y socialistas y, entre ellos, no podían faltar varias compañías del Eusko Indarra de Acción Nacionalista Vasca al mando del Comandante Ramón Laniella, verdadero escuadrón de choque y, llamémosle así, la niña mimada del Comandante en Jefe del Eusko Gudarostea.

De esta forma partieron el 7 de febrero de 1937 hacia un incierto futuro que se torció casi desde el inicio. Una adversa climatología propició que el río Nalón bajara salvaje y caudaloso, imposibilitando la tarea de los ingenieros de construir un pontón seguro para cruzarlo. Habría que hacerlo en precarias condiciones y, ante la oposición del enemigo, Saseta ordenó al Eusko Indarra que cruzara en primer lugar para consolidar una inestable cabeza de puente en la otra orilla. Y el Eusko Indarra cumplió lo encomendado, a pesar de sufrir un duro castigo de las ametralladoras facciosas que dominaban el vado desde un alto.

Vencida la inicial dificultad, el batallón ekintzale, secundado por el jelkide Amaiur, lograron penetrar en el pueblo de Areces, pero la tardanza de un batallón cántabro que debía acudir para asegurar la posición, hizo que los franquistas pudieran contraatacar poniendo en grave peligro la seguridad de los gudaris.

Saseta, avisado del apuro, acudió a primera línea con la intención de estudiar la forma de sacar a sus hombres de la ratonera que se había formado alrededor de Areces. Un francotirador tuvo la oportunidad de encontrarle en su línea de tiro y aprovechó la ocasión. Saseta cayó en una posición avanzada y su cadáver no pudo ser recuperado. Perdidos sus restos, quedó sin embargo la memoria de su nombre en el recuerdo de los gudaris y de todos aquellos que luchaban por la libertad. Saseta era una persona sencilla, pero recto y capaz. Su buen hacer propició que todos le respetaran y quisieran como algo más que un simple jefe militar.

Saseta soñó con una Euskal Herria libre, y ese sueño le acompañó durante el corto año que le tocó encabezar la resistencia de los vascos ante Franco. "En menudo fregado nos hemos metido por los asturianos", comentó a su ayudante poco antes de caer; pero, a pesar de todo, en Saseta prevaleció un sentido del deber para con su pueblo y su gente, algo que le hizo estar por encima de acciones puntuales, por encima de la coyuntura que acabó con él. La imagen y el ejemplo de Saseta prendieron en el corazón y el ánimo de todos los que lucharon a su lado. Flotaba en sus conciencias la frase que salió, de sus labios cuando se hizo cargo de Ejército Vasco: "El Gobierno Vasco me ha llamado para una cosa independentista, no para algo autonomista". Saseta estaba muy vinculado a ANV, a su ideología, y valoró el empeño de sus batallones en defender las ideas ekintzales. El fue uno de los ejemplos de lo que la frase "Euskadi libre, gizon libreentzat" quería expresar.



Publicado por: eduardo - 17.03.08 18:13:42



2. En la década de 1960-1070 mantuve correspondencia con quien fue el comandante del batallón "Amayur" del Partido Nacionalista Vasco, Agapito Urarte Susaeta,, que estaba exiliado en Santiago de Chile, donde escribió un libro titulado "Los últimos dias del batallón "Amayur". En aquella correspondencia,Urarte Susaeta se refirió al pensamiento independentista que animaba al comandante Cándido Saseta al que profesaba una profunda y sentida admiración. Esta admiración y el independentismo de Saset ,al que hace referencia en su comentario Eduardo lo he oido tambièn en Buenos Aires por boca de GUDARIS tanto de Acción Nacionalista Vasca como Timoteo Ullibarri, como del Partido Nacionalista Vasco como el comandante Francisco Gorritxo, comandante del batallón "Kirikiño" y el capitán Andrès Peña Dorronsoro que lo fuera del llamado batallón Saseta, creado tras la muerte de áquel en Asturias, como de Antón Otsa del Eusko Mendigoizale Batza. Para todos ellos, militantes de diversas fuerzas politicas del Nacionalismo Vasco , Saseta fue un PATRIOTA EJEMPLAR. Sus restos han vuelto a SU PATRIA.
Publicado por: Mikel Ezkerro - 17.03.08 20:11:43



3. Hondarribian, 2008ko martxoaren 18an



Sasetaren Aldeko Taldea, Kandido Sasetaren izena eta izana gure herriarentzat berreskuratu nahi dugun herritar batzuek osatzen dugu.

Bere gorpuzkinak aurkitu ditugula eta, prozesu guztiaren berri eman eta merezi duen omenaldia abian jartzeko deitu dugu prentsaurreko hau.

Sasetaren arrastoaren bilaketa 1998an hasi genuen, gure taldekoa den Joserra Enparan geroztik buru belarri aritu delarik.

- 1999an Hondarribiko Olagarro eta Muara elkarteak liburuxka bat argitaratu zuten Kandido Saseta nor zen eta bere heriotzak sortu zuen zirrara agertuz. Liburuaren aurkezpenean Martin Ugaldek parte hartu zuen, bere azkenetako agerpen publikoa izan zelarik. Berak, gaia jorratzen jarraitzeko eskatu zigun.

- 2004an Sasetaren jaiotzaren mendeurrena omenaldi bat eginez ospatu genuen, bere jaiotetxean plaka bat jarriaz. Udalari omenaldi bateratua egiteko proposamena luzatu genion baina ez zen posible izan.


- 20006 Uztailean Joserra Arecesen izan zen Saseta lurperatuta egon zitekeen lekua bilatu nahian. Ez zen argibiderik jaso baina kontaktu interesgarriak lortu zituen.

- 2006 Abuztuan Arecesera bidaia bat antolatu genuen han hildako gudari guziei eta bereziki Sasetari omenaldi sinboliko bat egin nahian. Bertan izan ginen Sasetaren Aldeko Taldeko 20 bat lagun ANVko 3 eta Aranzadiko partaide den Iñaki Egaña historiagilea.

- Han lekuko bat bazegoela ikasi genuen eta berak Saseta non lurperatu zuten zehazki adierazi zigun. Ez usteko oparia izan zen guztiontzat.

- Berehala Aranzadiri aurkikuntzaren berri eman eta Bilbon bizi zen Martin Saseta anaia eta Mexicon bizi diren Jon eta Unai de Luisa ilobekin harremanetan jarri ginen.

- 2006ko Irailean Kandido Sasetaren familiak , Olagarro eta Muara elkarteek eta ANVk Aranzadiri gorpua berreskuratzeko eskaera formala egin zioten.

- 2007an Sasetaren hilketaren 70garren urteurrena zela eta Hondarribiko hillerrian gure taldeak (SAT) omenaldi bat eskaini zion. Bertan Arecesetik ekarritako lurra eta plaka bat ipini zirelarik. Plaka horretan bere heriotzaren aurrean Uzturrek idatzitako hitz hauek azaltzen ziren “ Asturiaseko Lurrak txukatu zuen bere eusko odol gorria baina Askatasunaren lorea Euskal Herrian jaioko da”.

- Omenaldi horretan alderdi ezberdinetako pertsonak eta Sasetaren familiak parte hartu zuten.

- Geroztik Aranzadirekin harremanetan jarraitu dugu gorpuaren bila joateko eta azkenean aurtengo martxoaren 8an, eskaera egin zuten elkarteak, ANV, Sasetaren ilobak eta gure taldeko hainbat ordezkari Aranzadirekin batera Arecesera joan ginen aspaldi amestu genuen bezala Sasetaren gorpua berreskuratu eta Euskal Herriratzea lortu dugularik.

Hau izan da gorpuaren berreskuratze prozesua, baina gure helburua ez da horretan geratzen eta Kandido Sasetak merezi duen nazio mailako omenaldia egiteko lanean jarri nahi dugu gure indar guztia.

Kandido Saseta gudari guztien artean sinbolo bat da eta neurri bereko omenaldia egin nahi diogu. Horregatik proposatzen dugu omenaldia Gernikan izatea, Saseta aurrenekoz gudarien aurrean agertu zen tokian eta egun egokiena Gernikako bonbardaketaren eguna Apirilaren 26 dela uste dugu. Ondoren Hondarribian lur emango zaionez, Hondarribiko Udaletxean ere harrera egitea proposatzen dugularik.
Omenaldi hau antolatzeko guztien beharra dago, horregatik Euskal Herriko eragile ezberdinekin (erakundeak, alderdi abertzale guziak, memoria historikoan lanean dabiltzan elkarteak, gudari izandakoak…) harremanetan jarriko gara. Ez dugu zalantzarik guztientzat ohore bat izango dela omenaldi hori antolatu eta bertan parte hartzea.

Esan bezala guztiekin harremanetan jartzeko asmoa dugu bainan gauzak errazte aldera gure helbide elektronikoa ematen dugu kontaktua lehen bait lehen hasteko:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Bestalde, Apirilaren 1ean Hondarribiko kultur etxean antolatu dugun hitzaldira gonbidatzen ditugu omenaldian parte hartu nahi duten guztiak eta era berean hondarribitar guztiak

Hondarribia (E.H.) Sasetaren Aldeko Taldea

Publicado por: Sasetaren Aldeko Taldea - 18.03.08 17:27:57



Visto 3733 veces Modificado por última vez en Martes, 18 Marzo 2014 21:25

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.