Domingo, 07 Septiembre 2008 13:00

Recrean la tradición de los cafés tívolis

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Recrean la tradición de los cafés tívolis

Por

Ángel Rivas

Fuente Reforma

(08-Sep-2008).-
Como parte de las actividades previas al Bicentenario de la Independencia, el Comité a cargo de los festejos presenta hoy la cena "Tívoli a Franz Mayer", en la que se recordará la aportación de los inmigrantes extranjeros a la gastronomía citadina.

El historiador culinario José Luis Curiel dio una clase a los estudiantes que apoyarán la logística del evento al que están invitados miembros del cuerpo diplomático en México, así como el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard.

continúa....

Hacer clic en LEER MÁS para continuar leyendo

 

Curiel explicó que el origen de los tívolis se remonta a la época prehispánica y que gracias a registros que dejó el cronista de Indias, Bernal Díaz del Castillo, se constata que existieron casas que ofrecían de comer a los visitantes de la Ciudad en el área de Tlatelolco.

"Para 1527 se funda el primer mesón (proveniente de la palabra francesa maison: mesota) donde, por un tomín de oro -la moneda de ese tiempo-, se servía un manjar blanco, guisado, pan y agua.

"Hacia fines del siglo 18 se popularizan las fondas, palabra proveniente del árabe, y más adelante surgen los primeros cafés como el Café Manrique que estaba al interior de una lechería y servía la bebida con leche", relató el historiador.

Con base en estos negocios que expendían comida en la Ciudad nacen los tívolis que fueron grandes extensiones de terreno con bosques, kioscos, cascadas, fuentes y juegos para niños a los que se accedía por un edificio, generalmente de varias plantas.

"Al interior de estas residencias de lujo había espacios para congregar 600 personas y colocar mesas sobre el piso de duela. En la parte inferior se colocaban cafés, boliches o billares.

"La gente iba a tomar un refrigerio, salía a las mesas al aire libre o se quedaba dentro de la residencia donde eran habituales los banquetes y además era permitido fumar", describió Curiel.

La proliferación de los tívolis ocurrió tras el éxito de uno de los pioneros: el de San Cosme, que tenía incluso un "robinson", una pequeña casita de madera sobre un árbol.

Era común que en los kioscos tocaran orquestas para los asistentes que disfrutaban de una taza de café.

En este espacio se recibió al dramaturgo José Zorrilla en 1865 y se hizo un banquete en honor del poeta y periodista Manuel Gutiérrez Nájera.

En el tívoli Eliseo fue elegido Francisco I. Madero como presidente; éste era un lugar de reunión de la comunidad vasca en México, así como el tívoli Romita lo fue para los españoles Este último tomó su nombre al encontrarse cercano a un sitio con cascadas, que era muy similar al tívoli de Roma, Italia.

Por estar en la Ciudad de México se le nombró La Romita.

Cada tívoli acogió a las diferentes comunidades extranjeras en la Ciudad, los grandes banquetes realizados en ellos llegaban a utilizar ingredientes o técnicas provenientes del extranjero, especialmente Europa.

Debido al crecimiento de la mancha urbana en el siglo 20, los tívolis comenzaron a desaparecer y con ello también se esfumó una costumbre de reunión de las diferentes comunidades extranjeras.

 

 

La recreación

 

Para la cena en el Museo Franz Mayer se recrearán los jardines dentro del claustro del sitio y en pantallas irán apareciendo las preparaciones que se van a servir.

Las chefs mexicanas Alicia Gironella De'Angeli y Patricia Quintana están a cargo del menú que se servirá y explicará por estudiantes de diferentes escuelas culinarias en el museo a partir de las 20:00 horas.

"Se trata de una degustación de platos sencillos y no habrá ninguna sofisticación. No se va a rescatar nada del pasado, todo lo que se sirve es de la época actual y abarca de lo que se encuentra en los mercados hasta los restaurantes de alta categoría", declaró Gironella De'Angeli, chef propietaria del restaurante El Tajín.

Durante la cena, personajes de la Independencia y Revolución (Leona Vicario, Emiliano Zapata y otros) caminarán, de forma virtual, por las paredes del recinto.

 

 

Locales del pasado

 

Algunos de los tívolis que tuvieron auge en la Ciudad.

 

• San Cosme (en la calle del mismo nombre)

• Eliseo (en Puente de Alvarado)

• Romita (en el barrio antes llamado Atzacalco y hoy Romita)

• Bucareli (sobre la avenida del mismo nombre)

• De Ceballos (en Paseo de la Reforma)

• Petite Versailles (en Calzada de la Piedad)

• De Ferrocarril (en Puente de Alvarado) 

Visto 4012 veces Modificado por última vez en Jueves, 27 Marzo 2014 20:11

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.